El arte urbano como expresión de vanguardia en la sociedad

Hablemos un poco de historia y conozcamos por qué una de las manifestaciones artísticas de la expresión estética como lo es el arte urbano, es considerada como el fuerte de la libertad de expresión. La aparición del mundo vanguardista, seguidamente del modernismo, permitió el nacimiento de distintos manifiestos que fuesen en contra del orden social, causando su alteración.

La expresión callejera como medio artístico, da su primera aparición a comienzos del siglo XX cuando el medio que permitía la opinión o el rechazo, a las políticas de la sociedad era el arte urbano.

¿El arte urbano es un hecho educativo?

La finalidad educativa del arte callejero puede verse desde el punto de vista totalmente estético, mediante el cual este manifiesto ejerce un contacto con lo podría llamarse comunicación visual, teniendo como objetivo, manifestar en los diferentes espacios de la ciudad no solo un sello callejero, sino, un mensaje artístico, que equilibre la conciencia humana y regule muchos de los problemas de la sociedad.

Generalmente el arte en muchos ámbitos sociales, no está totalmente alineado a las doctrinas de una sociedad. Básicamente el arte urbano, viene siendo el modo de pronunciarse ante esta actividad de libertad que merece valor, y que está siendo utilizada como medio armónico para darle color y diversión a los muros arquitectónicos rotundamente neutros de las ciudades.

Arte urbano marca de identidad juvenil

El hecho de manifestar la creatividad en la urbanidad de la ciudad, está asociado a los protagonistas quienes son participes de darle vida a los lienzos de tal urbe; los jóvenes, quienes son los artistas que a través de la libertad del pensamiento, crean y trazan diversas líneas para darle color a su territorio, destacan su sencillez y conocimiento a través de resultados maravillosos que simbolizan la productividad antepuesta al significado de lo urbano.

Libertad de expresión y alteración de la voz cohibida

En consecuencia, alterar las estructuras en la urbanidad de la ciudad, mediante grafitis, mosaicos coloridos u frases, vienen siendo el medio de alzar la voz y contraponer el arte en todo su esplendor, manifestando una actividad a la que no se le da el valor que debería, por concepciones opuestas a lo reglamentario en la sociedad.

Lo más esplendido del arte callejero o del arte en sí, es la subjetividad y la libertad de creación al momento de llevarse a cabo. En diversos países, principalmente en Brasil, la expresión artística urbana es apreciada como medio carnavalesco y de orbe completamente grande, que forma parte del contexto cultural que allí se desarrolla.

El arte no tiene límites y por tanto, estas manifestaciones tienen singularmente la capacidad de superar expectativas y dejar volar la imaginación, sujetando su fin a la clandestinidad o mejor dicho, el misterio del ingenioso artista creador de tan esplendida manifestación, que deja en ascuas la necesidad de saber la identidad del gran artista, que esmero todo su conocimiento en dejar para la ciudad su sello como un verdadero creador.