La ilegalidad como esencia trascendental del arte urbano

Partiendo de una contradicción suscitada hace algunos años, donde un famoso y laureado artista urbano fue penalizado por las autoridades de una ciudad por realizar un grafiti en las paredes de un urbanismo y luego más tarde sería contratado por el ayuntamiento de dicha localidad para la realización de un mural, los artistas callejeros y urbanos de todo el mundo han demostrado su opinión contundente sobre las propuestas de legalizar y legislar este arte, quedando claramente la oposición hacia dicha idea puesto que se estarían traicionando los principios por el cual nació esta forma de expresión.

El arte urbano es un medio de expresión artística en el cual se utilizan las calles de una ciudad para promover un mensaje, una idea o un sentimiento y dada a la libertad que representa el medio urbano puesto que es un lugar donde cualquier persona puede transitar libremente, el arte urbano es esencia una demostración de la libertad social. Sin embargo, la burocracia de las autoridades gubernamentales valora prejuiciosamente este arte, el cual tildan de acto vandálico contra los espacios públicos. Causar destrozos a la propiedad pública, atentar contra la integridad de las plazas, paredes, fuentes y demás elementos del urbanismo público son actos claramente relacionados con el vandalismo, no obstante, crear una hermosa pintura o mural en esto lugares para potenciar la estética de la ciudad no representa bajo ningún concepto o teoría una forma de agresión al urbanismo.

No obstante, con el pasar de los años y gracias al desarrollo y aceptación universal del arte urbano muchas autoridades gubernamentales de las principales ciudades del mundo han comenzado a aceptar esta forma de arte, sin embargo, exigen que el artista especifique su entidad en la obra. Es bien sabido que la gran mayoría de los artistas urbanos practican el uso de seudónimos para mantener el anonimato sus verdaderas identidades, ya que esto representa que el artista comprende el principio de esta arte ilegal. La legislación del arte urbano exigiría inicialmente el abandono del anonimato, es por ello que muchos artistas están en contra de esta propuesta.

Para los trabajadores de Desatascos, la ilegalidad del arte urbano influye en la creatividad y en la concepción del producto final del artista, puesto que, en muchas ocasiones los artistas urbanos se valen de su talento para narrar, expresar o promocionar una injusticia o un mensaje en contra de los principales entes y personajes que gobiernan en el mundo, por ello, aceptar la propuesta de legislar el arte urbano supone un acto contraproducente para la moralidad de estos artistas.

Finalmente, muchos artistas urbanos creen que mantener la ilegalidad del arte urbano es la única forma de preservar esta forma de expresión, ya que la legislación del mismo seria el principio de una serie de regulaciones que terminaría por silenciar al artista, puesto que progresivamente, el ayuntamiento o el ente que se encargue de legislarlo se ira inmiscuyendo en el mensaje que desea promover el artista, tergiversándolo y manipulándolo a su favor.