En fachadas de todo el mundo hay arte callejero made in Italy

El arte no se limita al sitio donde se puede plasmar. Millo, un artista callejero proveniente de Italia ha decorado ciudades de alrededor del planeta a su gusto, pintando obras de naturaleza monocromática, utilizando color solo para determinados detalles donde sea necesario, manteniendo una temática de arquitectura en sus obras, ya que es un arquitecto profesional, recreando personajes que se desplazan en ambientes urbanos de alta densidad. Por lo general, las estructuras que pinta están compuestas de hormigón, logrando dar uniformidad con toques de humor e introspección, y haciendo parecer que cada personaje forma parte de un mismo universo creado por el artista.

Su nombre completo es Camillo Francesco Giorgino, pero lo acorta a Millo como nombre artístico, fue el ganador de B.Art en el 2014, un concurso realizado en Italia que incentiva la regeneración de los espacios urbanos y de otros aspectos económicos, sociales y culturales en la ciudad de Turín, Millo se llevó el primer lugar al hacer su arte en 13 locaciones distintas de la ciudad transalpina.

Desde pequeño descubrió su pasión por el dibujo, diciendo en una entrevista que “comenzó como pasatiempo, pasó a ser una pasión, y en cierto punto de mi vida se colocó por encima de todo lo demás y se me hizo imposible ignorarlo”, también que se siente orgulloso e inspirado por lograr que la alcaldía de Turín confiara en el para rejuvenecer a la ciudad con su arte, que fueron una gran experiencia los días y días de trabajo en el que las personas se detenían a mirar su labor, y que la Barriera es un sitio verdaderamente inspirador para cualquier artista.

El artista ya ha logrado dejar su minimalista huella en ciudades como Florencia, Chicago, Londres, Rio de Janeiro y Paris. Ahora son muchas las ciudades que esperan la visita de Millo para ser embellecidas con su arte urbano. Ha participado en festivales de arte urbano como Heerden Murals en Holanda, Muraliza de Portugal y Urban Myths en Bielorrusia.