En 2010 se vio en España un gran festival de Urban Screens

Desde el 8 de octubre del 2010 hasta el 10 de octubre del mismo año se llevó a cabo Urban Screens en Cáceres, un festival audiovisual que es único en su naturaleza en todo el país, convirtiendo fachadas de edificios en pantallas donde se plasman diverso contenido multimedia con efectos especiales, haciendo una experiencia única que ya 80.000 personas disfrutaron el año anterior.

Se realizaron 16 instalaciones de carácter audiovisual que fueron diseñadas por artistas de Extremadura, aunque también se incluyeron de otras regiones del país como Madrid, Murcia, Barcelona y Alicante, e incluso algunas presentaciones de artistas de afuera de España desde sitios como Londres, Dublín, Fráncfort y Nueva York.

Paco Mediero fue el productor encargado de desgranar los 16 proyectos audiovisuales que conforman el evento y que recorrerían la ciudad entera, inaugurándose con una silent disco, una discoteca silenciosa dirigida al público más joven, al aire libre.

El Paseo de Cánovas y el de Calvo Sotelo, La Casa de los cerrajeros Bilbao, la sede de Servicios Múltiples, la Iglesia San Juan y la Concatedral Santa María son algunas de las localidades donde se hicieron las proyecciones de las iniciativas de los artistas, todos con perspectivas distintas, asombrando a todos los que lograron ver la ciudad decorada con luces y música de manera única y moderna.

Participaron empresas de gran renombre como Yamaha y Philips de España, aportando tecnología de vanguardia en el área de proyección, música y sonido para lograr que los artistas plasmaran sus ideas tal y como las imaginaron en las paredes de Cáceres, y también para proyectar luces que guiaran a las personas interesadas a través del recorrido que el evento había desplegado.

A pesar de una reducción de 35% en el presupuesto para el evento, Urban Screens fue un auténtico éxito, maravillando a locales y turistas con sus originales presentaciones, se prevé que el evento se haga una constante durante cada octubre, añadiendo un especial motivo para visitar Cáceres durante la época.